Servicios de oftalmología en Valencia​


Nuestros servicios​


  • Corrección láser de miopía, hipermetropía y astigmatismo, con avanzada tecnología de gran precisión y sistema automático de seguimiento del ojo durante la intervención.
image-572514-down-arrow.png

¿No distingue con nitidez los objetos lejanos?
¿Le cuesta ver los objetos cercanos?
¿Ha presenciado algún tipo de cambio en su visión?
¿Siente dolor en los ojos?
¿Los tiene enrojecidos?
¿Vista borrosa?
¿Le lloran?
¿Cansancio en los ojos?
¿Abundantes legañas?
¿Ve molestos destellos de luz?
¿Tiene dolores de cabeza, sobre todo cuando lee?
¿Le parece que cada vez ve menos?
¿No se siente a gusto con sus gafas actuales?

Estos y otros muchos problemas oculares pueden tener fácil solución si son tratados a tiempo. Por ello, es muy importante que a los primeros síntomas usted acuda rápidamente a un oftalmólogo experto en el cuidado de los ojos y de la vista.

No es alarmista afirmar que las enfermedades oculares, si no se tratan debidamente y a tiempo, pueden ocasionar importantes trastornos o, en algunos casos, conducir a la ceguera.

En su visita a nuestra clínica encontrará respuesta a estas u otras preguntas, mediante una revisión oftalmológica consistente (según se precise) en todas o algunas de las siguientes actuaciones:

•    Anamnésis: anotación en la historia clínica del paciente de los datos que refiera de sus antecedentes oftalmológicos, así como de las molestias oculares o síntomas actuales y del motivo o deseo por el cual el paciente ha acudido a la visita.
 
•    Medición de la graduación de sus gafas actuales, tanto las de cerca como las de lejos.
 
•    Medición de la agudeza visual del paciente en visión cercana y lejana, tanto con sus gafas actuales o lentillas como sin ellas.
 
•    Medición del defecto de refracción del paciente, si lo tuviere, valorando si precisa del uso de gafas correctoras. Y entrega al paciente de la receta escrita con la graduación de las gafas más adecuadas para su vista. Indicándole si puede seguir con sus gafas actuales o si debería hacerse otras con la nueva graduación.

•    Medición de la tensión ocular del paciente. Prescripción de tratamiento para el glaucoma, si lo necesita.
 
•    Biomicroscopía de la parte anterior del ojo. Revisión de párpados, córnea, conjuntiva, iris y cristalino.
 
•    Fundoscopia de la parte posterior del ojo. Revisión oftalmoscópica de la retina, nervio óptico, mácula y red de venas y arterias. Detección de los síntomas que pudieran existir.
 
•    Diagnóstico y prescripción del tratamiento: en caso de existir enfermedad ocular previa o de detectarse en la revisión, diagnóstico y prescripción del tratamiento correspondiente.
 
•    Respuesta a las dudas que el paciente pueda plantear. Tanto en lo relativo a sus síntomas o molestias o a su enfermedad si la hubiere, como respecto a posibles opciones. Muy especialmente, en el caso de haber posibilidades de lentillas de contacto, de cirugía refractiva o de cirugía de cataratas.

•    Explicación al paciente y anotación en su historia clínica de todos los datos oftalmológicos y hallazgos, el diagnóstico, su valoración médica, recomendaciones y tratamiento médico o quirúrgico prescrito.

La catarata consiste en que la lente natural del ojo, llamada “cristalino”, se vuelve opaca (pierde su transparencia natural) y por ello los rayos de luz que llegan al ojo no pueden atravesar el cristalino (o lo atraviesan con dificultad), por lo que no se llega a formar una imagen en la retina (o se forma una imagen muy distorsionada).

La solución es extirpar mediante cirugía el cristalino y sustituirlo por una “lente intraocular”. Si no se sustituye el cristalino opaco, se puede llegar a perder la visión del ojo afectado.


La miopía es un defecto del ojo por el cual la persona no es capaz de percibir con nitidez los objetos lejanos, por causa de que la imagen de un punto luminoso lejano no se forma sobre la retina, sino delante de esta:

•    La causa puede ser debida a que el ojo es algo más largo de lo normal, o a que el conjunto de córnea y cristalino tienen una cantidad de dioptrías positivas demasiado elevado.
 
•    Se corrige mediante gafas correctoras o por medio de lentes de contacto, cuyas dioptrías negativas compensen el exceso de dioptrías positivas de la persona y consigan que las imágenes se formen sobre la retina.
 
•    También se puede corregir mediante cirugía refractiva con láser (que disminuye las dioptrías de la córnea) o con lentes intraoculares (que compensa el exceso de dioptrías a nivel del cristalino).
 
•    La miopía suele aparecer a temprana edad, y es usual que vaya aumentando con la edad de la persona. Por lo general, se estabiliza (deja de aumentar) hacia los 18 a 20 años de edad, si bien no ocurre así en todos los casos. Es práctica recomendable no efectuar cirugía refractiva en una persona hasta que su miopía haya dejado de aumentar al menos durante un año.
 
•    Solo un médico oftalmólogo está capacitado para determinar qué solución es la más adecuada para la miopía del paciente, según las características de esa persona, y cuándo se le puede efectuar la cirugía.

La hipermetropía es un defecto del ojo por el cual la persona no es capaz de percibir con nitidez los objetos lejanos, por causa de que los rayos de luz procedentes de un punto luminoso lejano no convergen sobre la retina, sino que se cruzarían detrás de esta. Por dicha causa, la imagen de un punto lejano que se forma en la retina no es un punto nítido, sino una mancha difusa, desenfocada:

•    La hipermetropía es, de algún modo, el defecto visual opuesto a la miopía.
 
•    La causa puede ser debida a que el ojo es algo más corto de lo normal, o a que el conjunto de córnea y cristalino tienen una cantidad de dioptrías positivas insuficiente.
 
•    Se corrige mediante gafas correctoras o mediante lentes de contacto, cuyas dioptrías positivas compensen el déficit de dioptrías positivas de la persona y consigan que las imágenes se formen sobre la retina.
 
•    También se puede corregir mediante cirugía refractiva con láser (que aumenta las dioptrías de la córnea) o con lentes intraoculares (que compensa el déficit de dioptrías a nivel del cristalino).
 
•    La hipermetropía suele aparecer a temprana edad, pero (a diferencia de la miopía) no suele ser progresiva; es decir, no suele ir aumentando con la edad de la persona. Es práctica recomendable no efectuar cirugía refractiva en una persona hasta tener la certeza de que su hipermetropía ha dejado de aumentar al menos durante un año.
 
•    Solo un médico oftalmólogo está capacitado para determinar qué solución es la más adecuada para la hipermetropía del paciente, según las características de esa persona, y cuándo se le puede efectuar la cirugía. 

​​Volver

El astigmatismo es un defecto del ojo por el cual la persona no es capaz de percibir con nitidez los objetos lejanos, por causa de que los rayos de luz procedentes de un punto luminoso lejano no convergen en un solo punto sobre la retina, sino que se cruzan entre 2 puntos.

Puede ocurrir, según la persona de que se trate, que la convergencia de los rayos de luz se produzca delante y/o detrás de la retina. Por dicha causa, la imagen de un punto lejano que se forma en la retina no es un punto nítido, sino una mancha muy difusa, distorsionada:

•    La causa del astigmatismo suele ser debida a que la córnea de la persona tiene una curvatura distinta en sentido vertical (en su “meridiano”) que en sentido horizontal (en su “ecuador”) por lo que las dioptrías de su meridiano son distintas de las de su ecuador. Lo cual da lugar a que haya 2 puntos de enfoque.

•    Se corrige mediante gafas correctoras, cuyas dioptrías sean distintas en cada eje y compensen la distinta curvatura de la córnea de la persona y consigan que las imágenes se formen sobre la retina.
 
•    También se puede corregir mediante cirugía refractiva con láser (que iguala la curvatura de la córnea).


La cirugía refractiva consiste en la cirugía ocular aplicada para minimizar o eliminar del todo los defectos visuales del ojo (miopía, hipermetropía y/o astigmatismo), dando a este una visión normal, o lo más próxima posible a la normalidad, según la edad y las peculiaridades oculares de cada paciente. Y reduciendo o eliminando la necesidad de usar gafas correctoras o lentes de contacto

En la actualidad, la técnica quirúrgica más apropiada suele ser la aplicación del láser (Excimer o PRK) sobre la superficie de la córnea, si bien en determinados pacientes puede estar más indicado el uso de otra clase de técnica quirúrgica, como otra técnica de cirugía láser o la implantación de una lente intraocular.

Para la corrección láser de miopía, hipermetropía y astigmatismo, utilizamos modernos aparatos quirúrgicos de emisión de rayos láser, dotados de una avanzada tecnología de gran precisión y que además cuentan con un excelente sistema automático de seguimiento del ojo durante la intervención, lo cual hace que los resultados de la cirugía refractiva sean plenamente satisfactorios.

El empleo de las más modernas técnicas quirúrgicas en las operaciones de cataratas, así como en las de la corrección de la miopía, la hipermetropía y/o el astigmatismo, hacen posible que el paciente no haya de ser ingresado en un hospital, sino que tras la operación puede regresar inmediatamente por su propio pie a su domicilio.

Las lentes de contacto, más conocidas como “lentillas”, son lentes correctoras fabricadas con modernos materiales trasparentes, flexibles y porosos, que se sobreponen a la córnea, sobre capa lagrimal lubricante que recubre y protege al ojo, y con la curvatura de dichas lentes se compensa el exceso o defecto de curvatura de la córnea del paciente, dando lugar a una visión mucho más nítida.


La clínica oftalmológica de la Dra. Carmen Tomás Valls se encuentra en:
•    Calle de la Reina, 26. Valencia (España).

Para solicitar una cita puede llamar al teléfono 963 240 770.

Dónde estamos​


image-572532-place-icon.png
Carrer de la Reina, 26
46011 VALENCIA (Valencia)

image-572532-place-icon.png
963 240 770​

Cómo llegar


Metro
•    Líneas 4 y 6. Parada: en calle Doctor Lluch (frente al número 115).
•    Líneas 5 y 6. Parada: Grau-Canyamelar (en plaza Armada Española).
Autobús
•    Líneas 2 y 19.
•    En calle Doctor Lluch: la primera parada (frente al número 2).
•    En calle Reina: la última parada (frente al número 45).
GPS
39.464857
 -0.32901

Si desea contratar nuestros servicios o necesita asesoramiento sobre nuestros tratamientos llámenos al
963 240 770.